Errores más comunes de un entrevistador en una entrevista de trabajo

En la entrada de hoy les propongo analizar los errores más comunes que suelen cometer los entrevistadores en una entrevista de trabajo.

Entrevista

Entrevista en Tele 5 a Patxi López. Autor de la foto: Jon Bernardez.

1.- No estudiar el perfil del puesto requerido

Previamente a la ejecución del proceso selectivo, es necesario describir el puesto que vamos a reclutar. En dicha descripción del puesto es importantísimo tener claro los requisitos mínimos exigidos en formación, conocimientos y competencias, las funciones del puesto de trabajo, la experiencia que deben tener los candidatos, etc.

Si es un puesto técnico del que no tenemos conocimientos, debemos obtener información clara y precisa del puesto. No es necesario ser expertos en la materia, pero sí se debe hacer un trabajo de investigación previo para saber qué estamos buscando.

Si para el puesto se requieren conocimientos en la ISO 9000, programación en PHP, informes de estados financieros, manejo de AUTOCAD, etc. qué menos que preparar preguntas que vayan encaminadas a evaluar si la persona domina esos conocimientos o no. Para saber si cumple con esos requisitos, tenemos que saber bien de qué estamos hablando y hoy en día en internet encuentras toda esta información.

2.- No estudiar el curriculum vitae del candidato ni preparar las preguntas que haremos en la entrevista

Uno de los errores más comunes que cometen los entrevistadores es no leer previamente a la entrevista el curriculum vitae del candidato. O leerlo muy por encima y dejar todo a la improvisación.

Lo ideal es que 15 o 20 minutos antes de la entrevista se estudie bien su trayectoria profesional y se preparen las preguntas que le vamos a formular en base a las dudas que podamos tener en cuanto a sus conocimientos o experiencia.

3.- No darle importancia al “rapport” inicial o creación de un ambiente de confianza entre entrevistador y entrevistado

Otro error muy común es no generar un buen clima a la llegada del entrevistado a la entrevista. Esto no ayuda nada al desarrollo de la misma.

Cuando llega el candidato, en los primeros 5 minutos hay que saludarle cordialmente, preguntarle si le ha costado trabajo llegar hasta el lugar de la entrevista, comentar algo sobre el tiempo que hace, etc. Esto ayuda a que el entrevistado se relaje y baje su nivel de ansiedad ante la entrevista.

4.- Hacer de la entrevista un monólogo por parte del entrevistador

Convertir la entrevista en un monólogo por parte del entrevistador tiene varios efectos negativos. El primero es que podemos alargar el tiempo de la entrevista demasiado. El segundo, que no obtengamos mucha información del candidato. El tercero, que el candidato se sienta frustrado por no poder explicarse sobre sus conocimientos y experiencias como él querría y se lleve mala imagen tanto del entrevistador como de la empresa.

La persona que más tiene que hablar en una entrevista es el entrevistado, por lo que tendremos que procurar hacer preguntas concretas y centrarnos en la búsqueda de la información que queremos obtener. Ya habrá tiempo para hablar sobre los logros de la empresa, sobre el puesto de trabajo, etc. al final de la misma o en una segunda entrevista de contratación.

5.- Realizar sólo preguntas cerradas o preguntas hipotéticas

Aquí viene el error que considero más importante en una entrevista de trabajo. El realizar preguntas cerradas de afirmación o negación sirven de bien poco si no va unida a otra pregunta relacionada más profunda para corroborar que es cierta la respuesta obtenida. Ejemplo:

– ¿Sabes programar en Java?

Si el candidato dice que sí que sabe y lo dejamos ahí, no podemos evaluar si realmente sabe o ha mentido. Hay que indagar más, por ejemplo:

– Excelente. Cuéntame alguna ocasión en la que hayas tenido que programar en Java y las dificultades que encontraste en esta tarea.

Y en este caso también podemos añadir un ejercicio de programación en Java y darle un tiempo limitado para resolverlo, o dejarlo para después de la entrevista y estructurarla en dos bloques.

En cuanto a las preguntas hipotéticas, corremos el riesgo de que el candidato se haya preparado las respuestas previamente y nos suelte de carrerilla como debería ser una función de su trabajo. Se puede saber la teoría, pero no la práctica. Por lo tanto no nos va a asegurar que sepa hacerlo. Hay que preguntarle por situaciones reales de su pasado en las que haya aplicado esas funciones y que las desarrolle al detalle.

No es lo mismo preguntarle: – ¿Cómo aplicarías un HACCP?, que: – Cuéntame una ocasión en la que hayas aplicado un HACCP. ¿Cómo lo ejecutaste? ¿Cuál fue tu responsabilidad en ello? ¿Qué dificultades encontraste? ¿Cuáles fueron los resultados obtenidos? 

6.- No concluir la entrevista correctamente

Del mismo modo que es importante comenzar bien la entrevista, también lo es terminarla. Es momento para hacer balance y detectar si no hemos preguntado algo importante y al mismo tiempo corroborar que la información que hemos tomado esté correcta.

Es importante también responder a las dudas que pueda tener el entrevistado, por lo que está bien preguntarle al final de la entrevista: – ¿Tienes alguna duda sobre la entrevista, la vacante, la empresa o hay algo que quieras añadir? Y de esta forma damos la oportunidad al candidato de resolver sus dudas.

También es momento para comentarle al entrevistado de como continúa el proceso selectivo, para mantenerlo cautivo. Si le dejamos con la incertidumbre puede perder interés en la vacante y el proceso selectivo.

Hay más errores que podríamos incluir en este artículo, como por ejemplo hacer preguntas discriminatorias al entrevistado, pero quedaría muy extenso, así que prefiero dejar abierto el debate y que cualquier persona pueda añadir su opinión y experiencia en los comentarios.

  • Maria Luz Orellana

    Sergio gracias por compartir estos errores que muchas veces a la hora de realizar las entrevistas no se toman en cuenta, son puntos realmente importantísimos que no podemos dejar pasar.

    • Sergio Fernández

      Gracias a ti por comentar María Luz.

  • Daniel Lillo Cuadra

    Efectivamente, los aspectos señalados que pudieran parecer obvios, muchas veces no se aplican en profundidad en una entrevista de trabajo. Agradezco el aporte.
    Un cordial saludo desde la Aduana de Chile.

    Daniel Lillo Cuadra
    Analista

    • Sergio Fernández

      Gracias a ti Daniel por comentar. Saludos desde México.